Nadie tiene tiempo de sobra para un resfriado este invierno. Una cosa que usted puede hacer es reforzar su sistema inmunológico como primera línea de defensa contra las enfermedades comunes del invierno. Llevar una dieta limpia y balanceada con una rutina diaria de ejercicios y un montón de sueño de calidad puede ayudar a aumentar su inmunidad. Pero también hay alimentos específicos que pueden añadir un poco de energía extra de acuerdo con el Dr. Daniel Steffy, médico de medicina familiar, Baylor Scott & White Clinic–Avery Ranch.

Al ingerir los “potenciadores” inmunes adecuados, está aumentando su propia capacidad de batallar sus gérmenes y los de sus hijos. Los estudios han vinculado una serie de alimentos y nutrientes para fortalecer el sistema inmunológico.

Aquí están los mejores nutrientes y alimentos para añadir a su dieta y reducir los días perdidos en el trabajo o la escuela este invierno:

  • Carotenoides: estos nutrientes aumentan el número de glóbulos blancos y sirven como un poderoso                       antioxidante. Los carotenoides se pueden encontrar en vegetales de color naranja, como las zanahorias y los           ñames.
  • Bioflavenoides: Pueden proteger las células de los contaminantes ambientales y reducir la capacidad del                 colesterol para formar una placa que puede conducir a ataques cardíacos y derrames cerebrales. Una                       dieta  que contenga una amplia variedad de frutas y verduras, por lo menos seis porciones diarias,                              ayudará a mantener su sistema inmunológico en forma superior.
  • Vitamina D3: con menos luz del día en el invierno, puede ser duro conseguir bastante vitamina D3 de la luz             del sol directa. Los suplementos están disponibles en la mayoría de los alimentos saludables y tiendas de                 comidas. Para los adultos, tenga como objetivo alrededor de 2.000 a 5.000 IU (Unidades                                                 Internacionales)  por día de D3. Naturalmente, diferentes dosificaciones se aplican a los niños.
  • Zinc: Este mineral valioso aumenta la producción de glóbulos blancos contra la infección. Es más seguro                   obtener su consumo de zinc de la dieta. Las fuentes incluyen carne de res, pavo, frijoles, ostras y cangrejo.
  • Ajo: el ajo estimula los glóbulos blancos que combaten las infecciones, actúa como antioxidante y evita que las       plaquetas se peguen y obstruyan los vasos sanguíneos minúsculos. Los suplementos de ajo insípidos y sin                 olor son una opción.
  • Ácidos grasos Omega-3: los ácidos grasos Omega-3, encontrados en el aceite de lino y los pescados grasos,             tales como salmones, atún y caballa, ayudan a reducir al mínimo la inflamación, que se asocia                                       comúnmente a la infección. Apunte a 2.000 mg diariamente.

“Al ingerir los “potenciadores” inmunes adecuados, está aumentando su propia capacidad de batallar sus gérmenes y los de sus hijos”

A menudo se recomienda obtener tantas vitaminas y minerales como sea posible a través de alimentos, en lugar de suplementos, porque el cuerpo absorbe los nutrientes de los alimentos de manera más eficaz. Antes de tomar cualquier suplemento, asegúrese de hablar con su proveedor de atención médica acerca de qué tipos y cantidades son apropiadas para usted.

Además de su nutrición, hay ciertos cambios en el estilo de vida que pueden estimular no sólo su sistema inmunológico, sino también el de sus hijos, incluyendo:

  • Lavar sus manos varias veces con jabón y agua tibia; también use jabón antibacterial
  • Concilie por lo menos ocho horas de sueño
  • Mantenga un peso corporal sano
  • Mantenga sus ejercicios regulares, incluyendo entrenamiento de fuerza y cardiovascular
  • Reduzca o elimine el azúcar refinada
  • Mantenga los niveles de estrés al mínimo
  • Obtenga sus vacunas recomendadas para su edad y condición médica.